4 de marzo de 2019

Se fue antes de llegar...


San Martín ya no tiene talones que le sirvan para frenar la empinada caída... Desde su ascenso en Catamarca sólo ha sumado decisiones erradas a  nivel dirigencial que condicionaron rendimiento y resultados.

Mi reconocida adhesión a Atlético no es óbice para analizar al otro grande de mi provincia. Haber sido hasta dirigente y ser hincha decano sólo me da argumentos para cargar a uno que otro amigo, pero no condiciona, para nada, mi opinión. En honor a la verdad, hasta me molesta que el otro grande no haya conseguido hacer pié en primera tras cuatro ascensos.

San Martín mismo condicionó, en esta oportunidad, su futuro en el torneo de élite argentino.  Es más, creyó que los apellidos de su plantilla eran los propios para jugar en Primera. El festejo del ascenso le desiluminó su decisiones y ese mismo festejo les obnubiló. Si bien no se repiten los apellidos de los dirigentes no se aprendió de errores ajenos.

Forestello se conformó con poco después del ascenso y sucumbió ante los limites de la billetera santa. Su error de no convencer a un esfuerzo mayor a los dirigentes para sumar valores terminó armando la guillotina que después haría rodar su cabeza cuando la pelota dejó de entrar en el arco rival... Así fue y la muñeca del empresario le metió un nuevo apellido para su banca de técnico.

No hubo proyecto antes de arrancar en Primera y tampoco lo hubo para cambiar de jinete cuando la correntada del río arrastraba piedras y troncos... Entiéndase: sale el Yagui, entra Coyete... Todo a las apuradas y a pedir del empresario. Para colmo el recién llegado entra en conflicto con los hombres fuertes del vestuario...

La lenta reacción de la dirigencia(?) para mediar en el conflicto interno también sumó para que la pelota siguiera sin cruzar la línea de gol del arco contrartio... Coqueto Sagra mostró la misma reacción que su equipo y no encerró en una habitación a los bandos en conflictos pa que se caguen a trompadas y solucionen la diferencia... Así le fue al equipo...

Buscando aferrarse a una esperanza el pueblo ciruja se colgó a la llegada de un charlatán de feria con suerte, o con contactos, o no sé, para que consiga revertir lo inapelable. El debut fue traspié y la esperanza de los hinchas recibió un gancho al hígado que lo puso rodilla en tierra. La desesperanza se adueñó otra vez de La Ciudadela...

Le quedan cuatro finales y números más números menos, habrá que ver si alcanza ganando los cuatro. El colchón de guita que se llevará el charlatán, gane o pierda será una mancha más, gane o pierda... Ni Indiana Jones, con su espíritu aventurero, hubiera cruzado este río de lava candente. Y el agarró. Desde ya le digo, no lo hizo porque le gusten las emociones fuertes.

Dicen que los únicos que salvan de este descalabro son los hinchas... permitanmé que discrepe de esta cuasi verdad... No sirve con llenar la cancha, únicamente. Te diría que es hasta egoísta... Voy al partido porque soy hincha... grito, salto puteo, canto un rato... pero después, dejo que otros me roben la ilusión...

No basta llenar La Ciudadela y competir por ser el más grande del norte...
O los más seguidores... O los de más aguante...
No alcanza... porque al fin son una gran hinchada de un club pequeño...
Que disfruta de efímeros triunfos y sufre habituales descensos...

Pagar la entrada o hacerse socio para exigir, sería otra manera de acceder a ser parte de la hinchada del el Más Grande del Norte...

28 de noviembre de 2018

Inocentes culpables



Su cercada quintita es su mundo. Allí viven y desviven. Sólo eso importa... nada más. Argentino típico. Educado e ignorante impune. No paga ningún precio por ello.

La teoría de la grieta a veces explica y otras no tanto. Pero traza una línea visible entre la solidaridad y el lavado de manos. Por estos días en este bendito país un sector importante de sus habitantes adhieren, livianitos de ropa, a que todos los políticos son iguales... Que todos roban y que todos ganan mucho dinero y no trabajan.

También enarbolan las banderas que rezan que siempre trabajaron y que no importa quien esté en el poder. "Si no trabajo, no como", aseguran con un rictus notable. Pero esa media verdad es sólo eso. Obvian por ignorancia supina y, no tanto, si la paga por su trabajo cuanto alcanza con un color de gobierno o con otro.

Su cabeza apenas está preparada para ese medio análisis... Con esa misma mitad de cerebro, la que está atrofiada por el odio, defenestran al excluido, al pobre. Planeros, vagos, choripaneros, negros suelen ser los calificativos que usan... Y los usan cuando más cerca de su condición están... "Usan mi plata para darle de comer a estos vagos", aseguran.

Incapaces de tender una mano... Chetos con la cuota atrasada... Admiran a los pudientes... Aspiran al country pero apenas les da para el cordón cuneta... Viven en la tele la vida de otros mirando comer manjares a una nonagenaria, mientras el guiso se les atraganta cuando se van a dormir la siesta.

Educados por la caja formabobos afirma que la verdad es la que sale de allí... "Lo dijeron en la tele" es su frase de cabecera y ni siquiera tiene la molestia de aprenderse el nombre del erudito que lo dijo. No toman un puto libro ni siquiera para apoyar el celular. Ese aparatejo demoníaco también contribuye a su incultura...

Adhieren sin saberlo a la teoría de la meritocracia... Admiran a familias de prosápicos apellidos... Envidian sus vidas... Sueñan con pegar un braguetazo con alguna niña de alcurnia... “tuvieron guita siempre... Son empresarios", dicen...

Estos, a los que cualquier perteño, les diría “cabeza" no se han tomado el puto trabajo de analizar... De mirar a su alrededor...
Otros los justifican porque después de deslomarse todo el solo atinan a mirar el puterío de Tinelli. Que la cabeza no le da para más... Y así nos fue... Y así nos va...

Alguien dijo alguna vez que los estúpidos son demasiado peligrosos por dos razones... Son muchos y elijen presidentes...


5 de octubre de 2018

Abuelo




En medio de la malaria apareció una isla. Aunque todo se haya complicado a nuestro alrededor, esto, es un viento de alegría.

La único que faltaba... Bah, que mé faltaba...
Más allá de que en mi perra vida no haya plantado un árbol ni tampoco terminé de escribir un libro que lleva mil correcciones y que el polvo ya tapó...
Hijos tuve, y de los buenos... Ello acomoda los melones en el carro.

Me compraré un paquete de galletas y, de su mano, me iré a una plaza a tirarle migas a las palomas... Seguro correrá para atraparlas y yo detrás de la personita... O, tal vez, la llevaré en el auto buscando que concilie el sueño. Para eso estaré y me ofreceré... Eso si, los dos solos... Será algo personal...

Será un nuevo papel... En mi vida, digo... y deberé aprender a mirarme al espejo con ese traje de protector y malcriador... Y me enojaré cuando alguien me critique ese defecto que, siempre tuve escondido tras el biombo del carácter complicado.

Será una nueva manera de vivir. Dicen que los nietos te sacan la vida... veremos. Alguna experiencia tengo con la madre del susodicho/a que, hasta el día de hoy, me da vueltas como una media...
Las hijas mujeres, vieron?
Las que confirman con su existencia, que las princesas existen...

Seguro que aparecerá alguno que me falte el respeto y me diga con saña y/o con ánimo de cargada, “abuelo”. El que avisa no traiciona dicen los traidores cagones... Ni cagón ni mucho menos traidor fui, a lo largo de mi existencia. Así que le bajaré los dientes al que lo haga con saña y me reiré ante la cargada...

Ojalá ame el básquet... Con los padres que le tocaron, pidan prestado pa' apostar porque es un fija.
Igual aportaré camionadas de arena para ello y otras tantas para que sea decano... Y, humildemente, contribuiré a su formación... Sin invadir.... o como dé. Aunque bastará y rebalsará por los costados con que salga a los padres...

Espero que nadie me tire abajo el plan de que no me llame abuelo, nono o similares...
Cumpliré el papel de... Pero para la personita yo seré simplemente Ángel... No me gustaría recibirme de viejo así como así... Al que opere en contra le advierto, la respuesta será simil a la cargada con saña...

No iré más a La Curva? Me perderé el café vespertino con el El Tío Gordo, el Chueco, Coco, Omar, el mozo bardero, Pototó y el Cordobés? No arreglaré más el mundo allí?
Empezaré a faltar al Club del Asado? Seré el blanco de la cargada de esa banda de facinerosos adoradores del colesterol y el fernet con coca cuando falte por este compromiso ineludible?

El tiempo dirá...Lo más probable es que sobren los brazos para que el nuevo integrante de la familia no baje nunca a tierra... Capaz que termina azafata o comandante de a bordo...
El tipo/a centrará atenciones... Todos respiraremos a su ritmo y dormiremos cortado cuando se quede en casa.

Va a cambiar mi vida... El heredero/a de la princesita valiente lo conseguirá...







30 de agosto de 2018

Emanuel... el mojón



Emanuel David Ginóbili, dijo basta. Cerró suavemente la puerta del profesionalismo y se fue a vivir. El mejor deportista argentino de la historia dejó un vacío enorme y una huella inmensa producto de la pasión y el amor por el juego. Se va a extrañar.

No reparé en él cuando se fue a Andino. Imposible ser tan visionario como el "Hue" Oscar  Sánchez, que le comió la cabeza a los papás Ginóbili para llevárselo a La Rioja a ocupar una ficha de juvenil. Tampoco me enteré de su regreso a Bahía y de sus dos años jugando de local en el Casanova.

Estoy convencido que todos los que hoy lamentamos su partida deportiva recién conocimos de él cuando ganó la Euroliga, una especie Champions League pero de básquet. Mucho más cuando fue elegido MVP de la competencia. Su salto a la NBA terminó de dejar atrás el "anonimato" masivo. Sólo, a los que participaban de la cocina del básquet, no les parecía raro su progreso.

Manu explotó en nuestras casas vía tele y se convirtió en un héroe nocturno. De repente nos encontró la madrugada, solitarios, en el comedor haciéndole el aguante en su incursión en el Olimpo del básquet... Allí donde compiten los reyes... Los mejores 300 del mundo.

Sus canillas flacas, su paso lento rápido. El que inmortalizó el paso cero. Ese que un tiempo después fue reforma FIBA. El organismo debería pagarle regalías por ello. Atrevido y respetuoso a la vez. Respetuoso para con la orden de Greg y atrevido para salirse del molde. Perdonable para el Head Coach. Su solidaridad, su entrega le daban aire para traspasar límites.

Se bancó sin chistar que uno de los más aguerridos y sucios defensores de la plantilla le probara el temple en cada entrenamiento... Bruce Bowen, de él hablo. Emanuel pagó piso y se ganó respeto. A media temporada de su primer título el Almirante y Tim ya lo cobijaban. Era una Espuela más.

Título y anillo en su primer torneo en la Superliga. Viste cuando te subís al bondi apenas llegás a la parada? Con esa puntualidad estuvo parado siempre para subirse al colectivo. En silencio. Con entrega. Con pasión. Con el enorme y profesional deseo de aprender a cada paso, se bajaba en la parada donde podía conseguir conocimiento.

Manu, fue su artífice. La superación constante. El aprendizaje permanente. La solidaridad inclaudicable en los Spurs. Potenciada a insospechados límites cada vez que la camiseta de la Generación Dorada le pintaba el pecho. El líder por el ejemplo más que por la verborragia. Lejos de las leds. Aportando siempre para la familia de la selección. Porque eso fue la Generación Dorada, una verdadera familia.

El mejor FIBA de la historia de la NBA se colocó cuatro anillos que certifican una trayectoria. En postemporada, allí donde los "sacos de dinero que saltan" (Claudio Veliz, dixit) juegan en serio y por la gloria, se convirtió en el cuarto mejor triplero detrás del King Le Bron, Curry y del pistolero Ray Allen. Ya con cuatro décadas encima le arrebató ese cuarto puesto al animal de Reggie Miller.

Nada se exagera cuando se resalta su trayectoria. Los que hoy siguen reinando en la NBA inundaron las redes con loas destacando el honor de haber competido con él. Respeto enorme para el top 10 en robos en toda la historia de la competencia.
Es imposible hablar de tamaño deportista sin tirar cifras, records. Sin apelar a la memoria. Ese sentido que hace que no nos cansemos de ver una y otra vez la palomita olímpica o la tapa al barba Hardem.

Es el artista argentino que marcó un antes y un después en ese paso de baile deportivo llamado Euro Step . Y ni siquiera él, que es el campeón mundial, lo puede explicar. "Me sale sólo" dijo ante una consulta periodística. Tampoco lo pueden hacer otros. Kawai dijo que hay años luz entre su cadera y la de Manu como para intentarlo. Sólo él lo logra, aseguró.

El Sr Ginóbili jamás caerá en la cuenta de lo que significó que nuestra selección se mantuviera casi una década entre las cinco mejores del mundo. Y que su aporte era partícipe necesario para mirar desde arriba a otros países con pasados relevantes. Ninguna selección argentina de ninguna disciplina tuvo tamaño rendimiento.

El Sr. Ginóbili no reparará jamás su dimensión... nadie terráqueo lo lograría. Si lo hiciera confirmaría lo que muchas veces pensamos de él... que llegó en una nave silente que lo depositó en un hogar bahiense con el sólo propósito de hacer que amemos más a este maldito juego.

"Todo concluye al fin… Nada puede escapar… Todo tiene un final… Todo termina" Escribieron los Vox Dei, Ricardo Soulé y Juan Carlos "Yodi" Godoy allá por los setenta. "Todo tiene un final" está inspirado en el desamor... Que contrasta con el inmenso amor por el juego que Manu tuvo y tiene. La primera estrofa sirve, en este caso, sólo para graficar.

El final deportivo del Sr Ginóbili es sólo naturaleza. Para el jugador que fue el primer All Star siendo sexto hombre, la pasión y el talento se mantienen inalterables... Sólo el envase sufrió el embate de los tiempos.
Sr. Ginóbili… Gracias… Simplemente gracias…

19 de enero de 2018

Miky... El loco

Se fue esta semana... La bandera a cuadros se bajó por última vez... Vivió a mil y el físico le pasó factura ante el primer traspié serio... Se llenó de noche calavera y no chilló para nada...

Punta y taco. Los fierreros entienden... La punta sobre el acelerador, el taco sobre el freno. Se le gastó la suela de la punta porque durante años no aflojó. El taco estaba indemne... Pintón, gracioso, entrador, desenfadado, mujeriego. Fumador y experto en wisky.

Labia, mucha. Te daba vueltas como una media y, si hubiera vendido heladeras, le encajaba una a un esquimal en la segunda frase. Versero, yiro. Las minas se le morían. En esa carrera desechó muchas buenas... Marta, Maricruz, por citar un par. Creo que ocultaba más de lo que se conocía... Pero los caballeros no deschaban.

Fuimos compinches en los mejores años. Cuando todo era vértigo. Cuando no te cansaba nada. Estábamos junto desde las 7 y a veces convivía más con él que con mi familia... Me llevaba puesto. No me dejaba parar. Cuando yo decía basta, me llevaba en el Yeyo al Barrio Kennedy.

Yutas? Un millón, que se yo. Desayuno en El Molino y a jugar al snooker hasta las doce. A gamba hasta Casal a empujarnos una Mila en Cuni, completa con picante que no picaba. Y después a seguir viaje hasta su casa. La Julia y Banana. Sus padres. El almuerzo. El taller y el olor a nafta.

A la noche nos subíamos a la terraza a silbarle a los que pasaban caminando. Vivía al frente del cementerio del Oeste. Se cagaban en las patas los tipos.  No estudiábamos un carajo... Pero él, con dos leídas ya sabía la lección. Ya la remaba en dulce de leche. No se llevó ninguna. Yo todas o casi. Pero al año siguiente, otra vez juntos. Y a empezar de vuelta.

Sólo dos cosas no compartimos... La cena de egresados fue una... En casa, no había ni pa la sal y entre la gira y la cena, la gira era menos guita. Me fue a buscar con otros compañeros para que no me perdiera la milonga. Yo, amargado, estaba en la esquina con los vagos del Barrio. Mi viejo nunca me contó que fueron... Me enteré en el Colegio.

La otra fue el viaje egresados. Él lo había sacrificado para comprar su primer auto un año antes. Era el único del colegio que iba en auto propio. Me buscaba en La Carpa, a veces, y llegábamos juntos. Si pintaba, entrábamos al colegio... Cuando no pintaba a yirar en el 404 hasta que dé.

Entramos juntos a la Universidad y él pinchó en el primer cuatrimestre... La noche le quitaba piernas y, la verdad, no lo veía encerrado entre cuatro paredes estudiando. Yo me puse el traje de serio, pero tampoco terminé a pesar que la estiré bastante..

Comenzamos a separarnos. la puta frase del Loco Montenegro se cumplía... "La vida te pone en el lugar que te corresponde" Y en ese lugar ya no concordábamos.  Hasta laburamos juntos, pero la responsabilidad y la velocidad no se llevan muy bien... Compramos un Citroen a medias pero los números no cerraban. Vendíamos papas fritas y casas prefabricadas. Rara diversidad no? Fracasamos de una.

Entramos y salimos en nuestras vidas muchas veces. Ya de grandes nos reencontramos. Su vida ya le había acertado varios ganchos en el hígado, pero seguía. Su estado físico ya era girones. La noche tiene más aguante y le iba ganando en las tarjetas. En el último round y, con la espalda contra las sogas, esperó el conteo final.

Jamás comió vidrio. De loco tenía todo pero jamás le encajaron un chaleco de fuerza. Los enfermeros no hubieran podido. Se hubieran sentado a su mesa a reir y a compartir un trago.
Se fue mi compinche, mi amigo de una etapa gloriosa. El que, todos muchas veces quisimos ser. Para que se nos cuelguen las minas. Para manejar como un crack. Para hacer reir. Para ser el centro. Para fumar gratis. Para venderle una heladera a un esquimal...

Se fue Miky López... un pedazo mio también se fue...

22 de abril de 2017

Mitre... la deuda y el crédito


Asociación Mitre le dijo chau al TNA en primera ronda de play off postemporada... su floja perfomance a lo largo de la etapa regular se confirmó ante San Isidro de San Francisco...

La verdad, la participación del verde en el principal torneo de ascenso del básquet profesional fue siempre por la banquina. Le costó mantenerse sobre el asfalto y dar pelea. Sus elocuentes números demuestran que ser un rookie en la competencia cuesta mucho y no hablo de dinero.

Las de arena fueron más  que las de cal y se notó. No logró ser inexpugnable de local y de visitante pareció más debutante que nunca. Hubo juegos que perdió sin merecerlo, pero los que ganó, en su gran mayoría, fueron ajustados y apretando los dientes. Casi sin piernas y con el corazón en la mano.

No tuvo identidad, algo que lo distinga. Algo que obligue a decir "Mitre juega a esto". Todos los equipos mutan a lo largo de un juego, pero siempre hay un aspecto de su juego que se resalta. Terminó siendo corto y previsible más allá de lesiones que tampoco ayudaron pero que se deben tener en cuenta para el rearmado del equipo.

Algo que también fue un drama fue su lista de juveniles. Ninguno aportó soluciones cada vez que Albornoz metió la mano en su banca alternativa. Tampoco hubo demasiada paciencia para sostener a Carrizo, Ortiz o como se llame el juvenil elegido. Ahora, hasta dónde se puede tenerla cuando las derrotas le ganan a las victoria? Construir en ese panorama es complicado para cualquier entrenador.

Entonces se convirtió en un equipo demasiado corto muy propenso a cargarse de faltas, creo yo, por falta de defensa y ello siempre condicionó los finales. Sin piernas y con pocas posibilidades de ser agresivo para defender se hizo predecible y presa fácil. Salvo dos o tres equipos, por plantilla, le podían ganar por más de dos dígitos. Sin embargo, la carencias le permitieron a otros conjuntos ganarles por diferencias amplias.

Entre las virtudes debo destacar la decisión dirigencial de no saltar de técnico en técnico por la seguidilla de derrotas. No había seguridades de cambiar rumbos con un apellido nuevo, tampoco sobraba billetes ya que uno de los presupuestos más bajos de la categoría es el que Mitre pudo lograr para jugar TNA.

En cuanto a los jugadores quedó confirmado que Pablo Osores puede disputar cualquier competencia. Asumió responsabilidades y su gen JBA se notó sobre manera. No arrugó nunca y se bancó tipos de más talla y hasta fue opción para tirar la bola más caliente. Sin dudas, el mejor de la plantilla.

Tyrrel Brown cambio incertidumbre (era desconocido en el medio) por confiabilidad aunque arrancó con la vara alta y fue decreciendo a lo largo de la competencia. Sin dudas, Ty sufrió la partida de Parker desde el juego y en la vida diaria. Su coterráneo era compañía cuando no había que jugar. Sin dudas es un apellido para el futuro.

Otro que ratificó su convocatoria fue Luis Argañaraz. Se fajó sin dramas bajo el cristal y en muchos juegos fue muy confiable su tiro externo. Si quiere estar más sobre el parquet deberá controlar sus faltas. En Tucumán no hay muchos de su talla y se nota cuando se queda fuera del juego.

José Muruaga, el apellido ilustre del equipo, NO puede jugar sin descansar. Muchas veces debió hacerlo porque la urgencia lo demandaba, potenciado por la falta de respuesta de los hombres que debían darle descanso. La exigencia física, la responsabilidad de su apellido y su corazón le hicieron tomar decisiones equivocadas en momentos claves. Seguro que veinte minutos a full le rendirán más al equipo que 40 obligados.

La empresa que Mitre no podrá soslayar es la de conseguir una roster más homogéneo que logre darle descanso al resto y un base de experiencia más allá del buen torneo que, en líneas generales, tuvo Facundo Toia. Algo tiene, algo le queda de la competencia que todavía se juega. Conseguirlo será cuestión de buen asesoramiento y sobre todo de chequera.

Los tucumanos nos quedamos mucho antes sin competencia de TNA. Hasta allí le dio la nafta. Quedó en deuda, seguro, Si se anima para el próximo torneo deberá andar con tanques llenos...  Tiene abierto el crédito porque se animó... Sponsors, teléfono

El silencio de los corderos






Cuasi inocentes o cuasi silentes... El voto de Cambiemos ya no se vocea... Hoy es un pecado por el cual ni se pisa un confesionario...

Nunca vamos a saber de arrepentimientos...
Jamás, ninguno de ellos, quedará expuesto... Sin ropas, a la intemperie... El frío les calará los huesos.
Sólo los fundamentalistas del odio se mantendrán firmes, como estatuas aunque cubiertas de un polvo que nadie sacudirá..

El discurso del pasado reciente y todos sus males se deshoja cruelmente. Las obras de ampliación en la cárceles destinadas a albergar corruptos ya se detuvieron. Sólo un par de nombres, uno de los cuales, no fue nunca funcionario y el otro apenas un estúpido, que no alcanzó a darse cuenta que la cama estaba correctamente tendida... para él.

Primero pulseó bolsas por encima de un muro. Más tarde policías incorruptibles que son condecorados por que no aceptaron un toco de guita. Monjas, o casi, condenadas al averno. Y después la filmación de una cámara que desvirtúa todo. Es increíble que semejante corrupto sea atrapado tan pelotudamente.

Por otro lado, un desvelado fiscal ya no chupa el inclemente clima patagónico buscando bóvedas abarrotadas de sucios dineros. Construcciones subterráneas imaginadas en el mundo fantástico de un obeso muchacho que, alguna vez fue periodista. Hoy, ese que fue periodista es apenas, una especie de standapero que una claque de gente "como uno" que aplaude y festeja sus chistes dominicales en el canal dominante.

Mientras que, por su lado, el funcionario judicial se fue diluyendo en el fracaso de sus ampulosas medidas... La gilada se olvidó de este paladín porque los medios guardaespaldas lo sacaron de la pantalla y de los titulares de los diarios. Ni bóveda, ni dineros sucios. Nada, como el tango. Apenas una grabación filtrada arrogándose una puesta de espaldas judicial a la ex-presidenta en una conversación con otro supuesto periodista

Hoy, aquellos compradores de ilusiones han comprendido que, en campaña, un ser humano es capaz de prometer oros y moros con tal de ser algo que sus virtudes nunca le hubieran permitido. Hoy, todos esos adoradores del odio fabricado en una campaña de medios no le encuentran explicación a sus bulímicas billeteras. Pero tozudos, le siguen otorgando plazos. Ya vendrán tiempos mejores, creen. El presente "peor" tiene una razón de ser... El futuro dibujado que no disfrutaran. "Lucesitas montadas para escena..." decía Silvio Rodriguez, cada vez que entonaba La Maza.

Pagan servicios del primer mundo pero siguen recibiendo los mismos que del tercero que, hasta hace poco, lo pagaban subsidiados. Según ellos, abonan cifras infladas para el bien(?) de todos. Una ridiculez mayúscula, que como tal, no tiene explicación alguna. Lo más gracioso es que mantienen su impávido rostro cuando alguien les recuerda que la promesa electoral desligitimaba un tarifazo. Como así también inflación, devaluación, eliminación de impuestos, déficit fiscal, educación, fútbol gratis y otras elucubraciones más. Todas ellas promesas de picolé puesto al sol.

Nada de lo que dijo cumplió, nada. Y, sin embargo, Los inocentes se esconden tras el muro del silencio. Ya no hay argumentos para refutar la realidad. Todo vuelve... Siguen esperanzados en que algún juez encarcele a alguien, para poder desgañitarse gritando que tenían razón. Que por eso votaron lo que votaron. Cada vez que le preguntás, cuál de todas las medidas que su votado gobierno tomó, favoreció a los trabajadores, huyen por la tapia del fondo lastimados con los vidrios recortados.

Al menos estos no roban, dicen tan estúpidamente como cada vez vez que le dicen ladrona a la presidente de mandato cumplido. Cada vez que alguien defiende algo que no les gusta dicen que sos K, planero, militonto y otras sandeces de ocasión, más nunca un argumento. Panamá Papers no es robar, es plata privada. Correo es un negocio particular. Avianca y Fly Bondi son emprendimientos privados. Pero da la casualidad que el apellido del elegido aparece en esos emprendimientos, negocios y evasiones. Rara manera de mirar delitos de los corderos que se animan a hablar.

Raro, todo raro... Nada les conmueve... El odio mató sus neuronas... Zombies, para eso cambiaron...